Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (tasas incluídas)
Total envío: (sin IVA) Envío gratuito!
Impuestos 0,00 €
Total (tasas incluídas)
Continuar la compra Ir a la caja

 tipos de miel

Es una sustancia azucarada que elaboran las abejas a partir del néctar de las flores. Casi todo el mundo conoce el origen de la miel, pero pocos saben que para producir tan sólo 100g, la abeja debe visitar entre un millón de flores. Tanto las propiedades nutritivas de la miel como su color, fluidez o cristalización vendrán marcadas según su origen floral, por ello podemos encontrar, por ejemplo, desde una miel de color blanco a un ámbar oscuro.

Miel de acacia

De color muy claro a blanco y sabor suave, es ideal para infusiones (no altera el sabor). Su mejor atributo es su efecto laxante.

Miel de azahar

De color claro, con un ligero aroma floral y sabor suave, está especialmente recomendada para estados de nerviosismo e insomnio.

Miel de brezo

De color ámbar y de consistencia viscosa, es rica en hierro. Su aroma, muy intenso, evoca al sándalo y su sabor es penetrante pero suave. Puede actuar como desinfectante de las vías urinarias, es diurética y antirreumática.

Miel de cantueso

De color ámbar extraclaro, consistencia fluida, aroma floral suave y sabor dulce con notas ácidas, combate cólicos, flatos e indigestiones. En uso externo destacan sus propiedades antisépticas.

Miel de encina

Obtenida del mielato que exudan los frutos, es de color muy oscuro, casi negro, y de sabor fuerte y consistencia viscosa. Antiasmática, está recomendada para afecciones pulmonares y bronquiales.

Miel de espliego

De color ámbar y consistencia fluida, posee un aroma muy intenso y delicado.

Es ideal para afecciones bronquiales, pulmonares, gripe, laringitis y para úlceras de estómago y duodeno.

Miel de eucalipto

Su color puede variar del ámbar al ámbar más oscuro. Con sabor y aromas pronunciados, está indicada para enfriamientos, problemas respiratorios, de garganta y bronquiales.

Miel de Albaida

De color muy claro casi blanco, de olor suave y sabor agradable. Se puede decir que es la más tenue de las mieles, su gusto es dulce sin otras aportaciones gustativas, es ideal para endulzar sin alterar el sabor, es antiasmática y anticatarral.

Miel de mil flores

Su color puede variar del ámbar al ámbar oscuro y su sabor suele ser muy dulce. Es digestiva y energética, ayudando a mejorar la fuerza física.

Miel de romero

De color muy claro a blanco, aromática y de suave sabor, es digestiva y está recomendada para dolencia hepáticas. Combate el agotamiento físico e intelectual.

Miel de tilo

De color ámbar, consistencia fluida y sabor mentolado muy suave, es inductora del sueño, diurética y alivia dolores gástricos, jaquecas y espasmos en general.

Miel de tomillo

De color ámbar, olor aromático y sabor pronunciado, ayuda a activar las funciones intestinales. Es antiséptica y estimula las defensas del organismo.

MODO DE EMPLEO

Como edulcorante puede sustituir el consumo de azúcar. Para beneficiarse de sus propiedades, tomar tres cucharadas soperas al día (desayuno, comida y cena).